¡Permanezcamos y luchemos juntas! – Entrevista con la Campaña de las 100 Razones

En todo el mundo, vemos que el número de feminicidios sigue aumentando en los últimos años. Los ataques dirigidos contra las mujeres en sus diversas formas siguen aumentando y, especialmente, las mujeres que no se callan, alzan la voz, se organizan y resisten -las mujeres que luchan por sus derechos y su libertad- se convierten en objetivos directos de los ataques.

Mujeres como Hevrin Khalaf, Zehra Berkel, Hebun Xelil y Dayika Emine son objeto de los asesinatos del Estado turco y sus aliados porque sus luchas hacen avanzar la revolución de las mujeres en el norte y el este de Siria, que es una espina en el costado de las políticas fascistas del Estado turco, que se basan en una mentalidad racista y patriarcal.

Desde Europa, el movimiento de mujeres kurdas TJK-E ha lanzado ahora la campaña “100 razones para condenar a Erdoğan”. Entrevistamos a Yvonne Heine, de la Oficina de Mujeres Kurdas por la Paz, CENÎ e.V., que apoya activamente la campaña.

¿Puedes presentar brevemente la campaña “100 razones para condenar a Erdogan”? ¿Cuál es el objetivo de esta campaña y a quién se quiere llegar con ella?

La campaña se lanzó el 25-11-2020, Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres. TJK-E eligió esta fecha para mostrar a todas las mujeres que podemos levantarnos contra la violencia y que nunca la aceptaremos. 100 mujeres asesinadas, 100 razones para 100.000 firmas para condenar a Erdogan, ¡el asesino de mujeres!

La campaña muestra de forma ejemplar y muy concreta, basándose en las historias de vida de 100 mujeres que fueron seleccionadas junto con activistas sobre el terreno, que las políticas de Erdoğan y de la coalición AKP/MHP son políticas que asesinan a las mujeres. Hemos investigado y documentado los antecedentes de los asesinatos de las mujeres. También hemos recopilado información de fondo sobre la evolución de la política de la mujer del AKP desde que asumió el poder hasta hoy. Esta información se puede encontrar en la página web de la campaña en www.100-reasons.org.

Durante nuestra investigación nos dimos cuenta de lo poco y superficialmente que se informa de los asesinatos de activistas, políticas y mujeres en general. Estos asesinatos se presentan siempre como una nota al margen o un efecto secundario. Casi nunca se informa sobre la vida de las mujeres asesinadas, sus objetivos, sus decisiones, sus actividades. Aunque la investigación sobre el trasfondo de los asesinatos de mujeres ha revelado que en la gran mayoría de los casos se producen cuando una mujer desarrolla su propia voluntad y quiere liberarse de su papel oprimido -ya sea en el hogar o en la vida pública-, no se presentan las circunstancias del asesinato. Como si fuera normal que las mujeres sean asesinadas. Como si las mujeres no tuvieran ningún derecho a una vida propia y autodeterminada.

Nos sorprendió lo mucho que se sigue percibiendo la vida de las mujeres como menos importante hoy en día. Al reunir las historias de las mujeres, también nos dimos cuenta de lo sistemática que es esta violencia y de cuántas mujeres han sido realmente asesinadas. Y sin embargo, los asesinatos se presentan en los medios de comunicación como actos individuales, como casos aislados. Pero si miramos el conjunto, podemos ver el carácter sistemático de los asesinatos, los patrones que hay detrás. Debo decir que nos dolió y enfureció inmensamente ver estas 100 historias de mujeres asesinadas en su forma concentrada. Es tanto que en algún momento un corazón humano ya no puede comprenderlo. Sólo eso demuestra realmente la inhumanidad del sistema actual y la necesidad de que superemos este sistema lo antes posible. Porque no queremos ni un asesinato más, ni uno menos.

Un objetivo importante de la campaña es, por tanto, visibilizar estos asesinatos y la política femicida, denunciarlos y escandalizarlos. Porque es realmente un escándalo que la UE vuelva a consentir a un Erdoğan responsable de tantos asesinatos de mujeres. Es un escándalo que Estados Unidos esté llevando a cabo las llamadas negociaciones de paz con los talibanes sin decir una palabra sobre los crímenes cometidos contra las mujeres afganas. ¡Es un escándalo que se celebren negociaciones en Ginebra con los yihadistas, entre otros, sobre la reorganización de Siria, mientras que las mujeres, que a pesar de todos los horrores que han vivido nunca se han rendido y, en cambio, han desarrollado y puesto en práctica ideas para una convivencia social pacífica, diversa y digna, sean excluidas de ellas!

La campaña lleva ya unos dos meses en marcha. Además, debido a la pandemia de Corona, es un momento muy difícil y nuevo para todos nosotros. ¿Puede hacernos un breve resumen?

Nos hemos dado cuenta de que la campaña ha dado con el espíritu de los tiempos. Todas las mujeres con las que entramos en contacto mientras recogemos firmas, ya sea por teléfono, por correo electrónico o en la calle, muestran un gran interés y quieren participar en la campaña con gran entusiasmo.

Por supuesto, también es difícil entablar conversación en las condiciones de Corona, establecer contactos y estar presente en la vida pública. También nos hemos planteado si podemos o no llevar a cabo la campaña en estas circunstancias. Pero hemos dicho claramente que Corona no debe ser una razón para reducir o incluso abandonar nuestra lucha. Porque mientras muchas instituciones e iniciativas de la sociedad civil detienen su trabajo tan importante o lo reducen al mínimo, las guerras y los preparativos de guerra y la violencia sistemática contra las mujeres continúan. Al contrario, incluso aumentan. Por esta misma razón, es importante mantener siempre el contacto con las demás, trabajar en red, organizarse y no dejar sola a ninguna mujer. Porque, contrariamente a la propaganda de los Estados, el apoyo mutuo, la unión y el apoyo mutuo es lo que nos da soporte, nos permite respirar y nos mantiene vivas.

En el poco tiempo que lleva nuestra campaña, varias mujeres más han sido brutalmente asesinadas y maltratadas. Sólo unos días después del inicio de la campaña tuvimos que enterarnos de que en Elîh una joven kurda fue violada sistemáticamente por al menos 27 hombres, entre ellos policías y agentes, ¡durante varios meses! A finales de diciembre, recibimos la noticia del asesinato de la activista Karima Baloch, que luchaba imparablemente por un Baluchistán independiente. El 16 de enero supimos que Alvard Tovmasyan, una mujer armenia que fue secuestrada en octubre de 2020, fue encontrada muerta con las manos y los pies cortados. Hace unos días, el 22 de enero de 2021, la copresidenta del Consejo Civil del municipio de Til Sheir, Sada al-Harmoush, y su adjunta Hind al-Khedr, que también estaba a cargo del Comité de Economía, fueron secuestradas y decapitadas por bandas del ISIS en la región de Hesekê. Además, las mujeres son asesinadas cada día en todo el mundo. El feminicidio no se detiene y debemos responder a cada asesinato reforzando nuestra organización y lucha.

¿Por qué es importante participar en la campaña desde las cuatro partes del Kurdistán?

La campaña ofrece a las mujeres de las cuatro partes del Kurdistán y de la diáspora la oportunidad de hacer que sus voces, junto con las voces de las mujeres de todo el mundo, tengan una gran fuerza y lleguen así tanto al público en general como a las instituciones internacionales.

Desgraciadamente, el sistema patriarcal y colonial funciona de tal manera que las mujeres, que son las más afectadas por las políticas beligerantes, explotadoras y femicidas de los estados nacionales occidentales, son las menos escuchadas. Con esta campaña, queremos crear una oportunidad para poner en primer plano a aquellas mujeres que, de otro modo, son demasiado poco vistas, escuchadas y consideradas. Queremos establecer conexiones entre las luchas contra el sistema feminicida que se libran en todas partes.

Para que la campaña tenga éxito y demuestre que cuenta con el apoyo de las mujeres de todas las partes del Kurdistán, es importante, por supuesto, que participe el mayor número posible de mujeres de todas las partes del Kurdistán. Por ejemplo, las mujeres y el movimiento de mujeres Kongra Star de Rojava / norte y este de Siria también están participando en la campaña, recogiendo firmas y apoyando la difusión de la campaña en árabe a través de las redes sociales, entre otras cosas. Ver cómo nuestros compañeros de armas en el Kurdistán recogen firmas, salen valientemente a la calle y luchan por su derecho a la vida mientras están en guerra nos da aún más motivación y fuerza y nos hace cuestionar constantemente si no podríamos conseguir mucho más aquí en las condiciones de Europa.

Uno de los objetivos de la campaña es luchar por el reconocimiento internacional del feminicidio como delito en el derecho penal internacional. En todo el mundo, la lucha contra el feminicidio es un tema de actualidad y la realidad de las mujeres y los movimientos en diferentes partes del mundo. ¿Cómo valoras la implementación y conexión de la campaña con otros movimientos y luchas de mujeres en todo el mundo? ¿Qué potencial ves en la campaña?

La campaña se orientó desde el principio hacia las luchas internacionales, porque estaba claro que el tema del feminicidio nos concierne a todas. Especialmente en América Latina, la campaña ha sido recibida con gran interés y entusiasmo.

Como seguramente sabes, a partir del movimiento #NiUNaMenos en Argentina, ha habido un proceso muy exitoso de organización de las mujeres para defenderse de los asesinatos de mujeres durante años. Han sido muy inspiradoras y nos han apoyado mucho en la preparación de la campaña. Juntas hemos desarrollado algunas grandes ideas, una de las cuales me gustaría contar: nos gustaría celebrar un tribunal autoorganizado contra los feminicidios en todo el mundo. Queremos denunciar a los autores que suelen salirse con la suya, hacer públicos sus crímenes y acusarlos. ¡Exigiremos justicia con fuerza unida y gran publicidad y lucharemos por ella organizándonos aún mejor! Tenemos claro que la ONU y otros organismos internacionales creados por las propias potencias coloniales no harán nada contra los feminicidios en todo el mundo hasta que ejerzamos tanta presión sobre ellos que ya no puedan hacer otra cosa. Para ello, debemos conseguir movilizar y fortalecer las sociedades democráticas.

Ningún ser humano debe permanecer en silencio ante los inconcebibles crímenes que ocurren cada día. Todo el mundo debería ser consciente de que la política femicida está corroyendo a toda la sociedad y, en última instancia, privándola de su existencia. Cuanto antes nos demos cuenta de ello y actuemos en consecuencia, antes podremos detener los asesinatos de mujeres y construir una sociedad libre y vibrante.

También hemos escuchado el gran interés de otros movimientos de mujeres. Algunos se han inspirado en nuestra campaña y ahora quieren iniciar una campaña similar en su región. Creemos que esta es realmente la mejor manera de luchar contra el feminicidio: iniciar campañas de este tipo en todas partes, ponerlas en red, unirse para denunciar el feminicidio y el sistema que lo sustenta, e intercambiar ideas sobre las alternativas de una vida libre y digna.

¿Qué mensaje queréis enviar al mundo?

Queremos subrayar una vez más lo importante que nos parece estar unidas y luchar juntas como mujeres. Queremos decir a todas las mujeres del mundo: ¡Organizaos, no permitáis que seáis ni una menos! ¡Organizad campañas de este tipo en todo el mundo y luego unámoslas! Todas las mujeres tienen derecho a vivir libremente, con autodeterminación y dignidad.

También puede gustarte...