Cortes de agua en Heseke. “Sin agua no hay vida”

Entrevistamos a Sozdar Ehmed, copresidenta de la Institución de gestión del agua en el Cantón de Heseke, y hablamos sobre la situación actual del agua en Heseke.

[SUBTÍTULOS EN CASTELLANO]

Hace dos semanas y media, el ejército turco asaltó la planta de agua de Allok al este de Serêkaniyê, ahuyentó a los trabajadores y cerró la planta. La planta representa una de las líneas de suministro de agua más importantes del cantón de Heseke.

Turquía cortó parcialmente el agua en el Norte y el Este de Siria. El 24 de febrero, miembros de las fuerzas de ocupación irrumpieron en las obras hidráulicas de Allok, al este de la ciudad ocupada de Serêkaniyê (Ras al-Ain) y echaron a los trabajadores. Posteriormente, la planta fue cerrada. Como resultado, la zona de Hesekê estuvo en gran parte cortada del suministro de agua.

El ejército turco había bombardeado la planta de Elok el 9 de octubre, el primer día de la guerra de agresión contra los territorios autónomos del Norte y el Este de Siria, y se aseguró de que la población no tuviera acceso al agua potable. La planta pudo ser reparada y puesta de nuevo en servicio en medio de los continuos ataques. El cierre completo de la planta de agua supuso graves problemas de abastecimiento para miles de personas.

Sozdar Ehmed, copresidenta de la gestión de agua de Heseke, explica que hay una estación de agua en funcionamiento en Heseke, pero es demasiado pequeña y no es suficiente para abastecer de agua a una población de 1,2 millones de personas todos los días. “La otra estación de la que obteníamos agua era la estación de agua de Allok en las afueras de Serêkaniyê.”

Cuando los combates en Serêkaniyê comenzaron a principios de octubre, el ejército turco y sus aliados atacaron y bombardearon a sabiendas la estación de agua. Más tarde asaltaron la estación de agua, echaron a los trabajadores y cerraron la planta, dejando a más de un millón de personas sin agua.

“Turquía se niega ahora a renunciar a la estación de agua porque saben lo importante que es esta estación de agua para Heseke y las ciudades vecinas. Turquía está usando la falta de agua para presionar a la gente de la región de Heseke para que abandonen sus casas y tierras. No es la primera vez que Turquía utiliza este tipo de tácticas. En 2018, cuando Turquía invadió Afrîn, también tomaron el control de la estación de agua para tratar de controlar a la gente.”

“Hace unos 10 días nos cortaron el suministro de agua, dejando a una población de 1,2 millones de personas sin agua potable. Ahora mismo hay una crisis de agua en la región de Heseke. Es extremadamente difícil encontrar agua para 1,2 millones de personas, el agua que tenemos aquí en la ciudad no es potable. Debido a esto estamos pasando por un momento difícil en este momento. Sin agua no hay vida.”

“Debido a la situación actual, nos vemos obligados a organizar la distribución del agua de diferentes maneras. La gente tiene derecho a 15 litros de agua al día, con lo que necesitábamos 10.000 litros y sólo disponíamos de 4.000. La gente de Heseke sabe que Turquía corta el agua a sabiendas para ejercer presión sobre ellos. Esta crisis ha hecho pasar a la gente muchas dificultades, pero también los ha acercado”.

“Ahora la estación de agua de Allok está funcionando de nuevo, pero todavía tenemos un acceso limitado al agua. Turquía y sus aliados usan el agua como arma política, así que no sabemos cómo continuará la situación.”

.

También puede gustarte...