Fátima Abdul Razzaq Hussein, miembro del Consejo de Mujeres de Busera sobre la situación en Deir ez-Zor

A la luz de la reciente situación en Deir ez-Zor, hemos hablado con Fátima Abdul Razzaq Hussein, graduada del Instituto de Preparación de Maestros y miembro del Consejo de Mujeres de Busera, para que pudiera compartir algunas perspectivas. Le pedimos que compartiera un poco sobre el contexto de Deir ez-Zor, sobre los recientes acontecimientos allí, y cuál es el impacto en la vida de las personas, especialmente las mujeres, en la región.

“Deir ez-Zor es la provincia más grande del norte y este de Siria en términos de superficie. Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) controlan la mitad de la zona allí. Se trata de una zona tribal regida por normas y reglamentos fijos y no puede separarse del dominio tribal en lo que respecta a las costumbres y tradiciones. También es la zona más rica en campos petrolíferos y riqueza del subsuelo. Es una zona agrícola, ya que está situada a orillas del río Éufrates, que divide la provincia en dos partes, y la mayoría de gente trabaja en el campo.

Recientemente han aumentado los asesinatos en Deir ez-Zor, especialmente en la parte oriental. En particular, han sido los jeques tribales y miembros de las fuerzas de seguridad los que han sido asesinados por asaltantes anónimos.

La población sabe quién está detrás de la desestabilización de la seguridad y de la agitación de las población: los que tienen programas externos, a menudo afiliados a las milicias iraníes y rusas, tratan de incitar a la población a salir a manifestarse y protestar contra la administración de la región, que es la Administración Autónoma de la nación democrática. Este proyecto se basa en la hermandad y la coexistencia, sin discriminación por motivos de religión, etnia o idioma entre las personas. El proyecto de nación democrática se ha convertido en un ejemplo para todos los países del mundo.

Algunos de los asesinatos son llevados a cabo por células durmientes del Estado Islámico, en venganza de algunos de sus antiguos miembros cuando controlaban la región.

La Coalición Internacional y las Fuerzas Democráticas Sirias siguen esforzándose por sofocar esta lucha mediante redadas en las que se detiene a algunas personas que están involucradas con estas células y mediante la celebración de reuniones intensivas con los jeques tribales para encontrar una solución adecuada y ayudarles a controlar esta situación.

Nosotros, el pueblo de Deir ez-Zor, sabemos que los recientes asesinatos dirigidos contra los jeques tribales fueron como chispas que encendieron el conflicto regional, como lo demuestra el hecho de que el pueblo se ha manifestado y ha protestado contra la inestable situación de seguridad que afecta a la población siria. Estamos seguros de que estos ataques tienen como objetivo crear discordia entre los componentes y lograr los objetivos de agendas interesadas.

Por supuesto, esta situación afecta negativamente a todos los segmentos de la sociedad, especialmente a las mujeres, ya que han comenzado a realizar logros que involucran a todos los campos de la vida. Están asumiendo su papel y demostrando su competencia y capacidad para asumir responsabilidades en el trabajo y en casa.

Sin embargo, la situación actual se refleja negativamente en el progreso de las mujeres, ya que ahora tienen tensión, ansiedad y presión psicológica debido a lo que está sucediendo en la región. No pueden concentrarse en su trabajo o en su casa, porque el miedo controla a todo el mundo, lo que hace que muchas mujeres se encuentren bloqueadas y sin progreso. Aún así, a pesar de estas condiciones y de la guerra psicológica en la que vivimos, seguimos trabajando y esperamos que la seguridad y la estabilidad prevalezcan en la región en todos los aspectos, para poder progresar y ser miembros más activas [de la sociedad].

Muchas gracias.”

También puede gustarte...