Un llamamiento a las mujeres del mundo: Defiende Rojava contra los ataques de Turquía

El sábado por la noche (20 de noviembre de 2022), el Estado turco lanzó una serie de nuevos ataques aéreos en Rojava y el norte de Siria, así como en las montañas de Qandil y Asos en el sur del Kurdistán (norte de Irak). Como resultado de estos ataques han muerto once civiles y otros seis resultaron heridos.

El Estado turco afirma que estos ataques, llamados “Operación Espada de la Garra”, se llevaron a cabo como venganza por un atentado con bomba en Estambul el 13 de noviembre, en el que murieron seis personas. Sólo unas horas después del atentado, el ministro del Interior turco culpó a Rojava. Fue más allá e implicó también a Estados Unidos, afirmando que era responsable de este ataque por medio de su apoyo militar a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF).

Para los kurdos quedó claro desde el principio que el atentado de Estambul fue organizado por el Estado turco, con el fin de justificar una nueva ofensiva contra Rojava. Esto se hizo aún más evidente cuando salieron a la luz pruebas que vinculaban a la sospechosa del atentado con el partido ultranacionalista MHP, afín al gobierno, y con organizaciones yihadistas afiliadas a Turquía en Siria.

Los ataques actuales, desde el sábado por la noche, se llevaron a cabo en una zona en la que se supone que Estados Unidos y Rusia controlan el espacio aéreo. Esto nos demuestra que tanto Rusia como EEUU dieron luz verde a los ataques aéreos. De manera condenatoria, el día después del atentado de Estambul, el presidente turco Erdoğan se reunió con Biden en Bali. Además, mientras que el Mando Central de Estados Unidos condenó oficialmente los ataques transfronterizos iraníes contra el Kurdistán del Sur (norte de Irak) el 20 de noviembre, ha guardado absoluto silencio sobre los ataques turcos del mismo día. La misma hipocresía se aplica a los gobiernos europeos que no condenan los crímenes de guerra turcos, sino que criminalizan a las personas que protestan contra estos.

La actitud mentirosa de la comunidad internacional nos demuestra que no basta con protestar por la agresión turca contra los kurdos y el proyecto democrático de Rojava. Hay que ir más allá, e investigar la culpabilidad internacional de los ataques genocidas de Turquía, especialmente dentro de la OTAN.

Para eso, su solidaridad y apoyo activo son cruciales. Los militares turcos lanzaron sus últimos ataques en el ajetreado momento previo al 25 de noviembre, cuando el movimiento de mujeres de Rojava y del norte y este de Siria ya ha lanzado una campaña bajo el lema “Contra toda forma de violencia estatal y machista: Jin Jiyan Azadî”.

Entendemos los ataques de Turquía contra nuestra región como una ofensiva contra la revolución de las mujeres. También este año, en el que se cumple el décimo aniversario de la revolución en Rojava, importantes mujeres han sido objetivo del ejército turco y han sido asesinadas con drones armados. Vemos claramente una conexión entre los ataques militares de Turquía y los ataques a las mujeres pioneras de la revolución.

Por lo tanto, creemos que es muy importante organizar un fuerte frente de mujeres a nivel mundial contra los ataques femicidas y genocidas de Turquía, que se llevan a cabo con el apoyo tácito de la OTAN. Os pedimos que mostréis vuestro apoyo en este momento crucial:

  • – Organizando protestas contra los ataques transfronterizos de Turquía contra Rojava/Norte de Siria y Kurdistán del Sur (Norte de Irak)
  • – Declarando tu solidaridad con el pueblo de la región y la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria
  • – Presionando a su gobierno para que denuncie los crímenes de guerra de Turquía
  • – Pedir a la ONU que no permita a Turquía legitimar sus ataques transfronterizos con el artículo 51
  • – Concienciar sobre el contexto de los ataques de Turquía
  • – Impedir nuevos ataques construyendo un muro de solidaridad sin fisuras que sea imposible de ignorar
  • – Únete a la campaña “Las mujeres defienden Rojava”.

Coodinación Kongra Star
21 de noviembre de 2022

También puede gustarte...